¿De qué manera puedes mantener la comida lejos de la basura?

Diciembre es la época festiva por excelencia en la que el clima suele ser más frío (al menos en el hemisferio norte), los días más cortos y donde debe existir mayor cantidad de oportunidades para evitar desperdiciar los alimentos.

Al tratarse del mejor momento para preparar la mayor cantidad comida en el año, es prudente que tomes un tiempo de planificación y prepararte para reducir el desperdicio indiscriminado de los comestibles.

Y es que en las naciones desarrolladas, alrededor del 40% de los alimentos suele desperdiciarse y por ese motivo es menester de las personas que ahorran llamando a cerrajeros profesionales, que igualmente tomen ciertas medidas para la disminución de la tasa de desechos.

Estadísticas de desperdicios

Los datos de desperdicios son bastante abrumadores, ya que más de un noventa por ciento de consumidores tira a la basura los alimentos muy prontamente, mientras que el veinte por ciento de la comida que compramos no llegamos siquiera a consumirla.

El país que desperdicia la mayor cantidad de comida a nivel mundial es Estados Unidos, y los datos son poco alentadores. Pese a que las estadísticas son bastante sombrías, afortunadamente hay esperanza de revertir estas tendencias de los consumidores.

Observando con detenimiento nuestras compras

La mayoría de las personas inicia el desperdicio de alimentos adquiriendo comestibles que posiblemente no usen después de comprarlos. Con frecuencia la comida que se compra, se aloja en el lugar más recóndito del refrigerador y se olvida, y luego descubres que no puede usarse.

Para evitar este tipo de imprevistos, es mejor realizar compras inteligentes, iniciando con un inventario para luego verificarlo en el momento que vayas a comprar. A menos que alguien solicite que le compres uno igual, trata en lo posible de no comprar alimentos duplicados.

Otra forma de realizar compras inteligentes es por medio de una lista. Quienes se atienen a las listas, tienen facturas bajas de compras y menos viajes al supermercado. Comprar al por mayor también resulta viable.

Gestionando de forma eficiente lo que guardas en el refrigerador

Planifica tus comidas revisando lo que tienes en la nevera, sobre todo si cuentas con artículos repetidos. Gestiona las sobras y no dejes que se deterioren guardándolas por mucho tiempo en la nevera. Este tipo de planes resulta eficiente combinarlo con compras inteligentes.

Limitar el desperdicio de los comestibles te puede ayudar a ahorrar dinero, así que lo mejor es que evites comprar alimentos si ya tienes suficiente comida en el refrigerador.

Puedes incluir etiquetas a aquellos alimentos que se encuentren en contenedores y organizadores para gestionar su vencimiento, de modo que puedas utilizarlos antes de la fecha marcada en dicha etiqueta.

Regula la temperatura de tu nevera para que los alimentos duren más. Considera colocar los alimentos que deben ser consumidos pronto, en la parte delantera de la nevera.

Si hay poco o nada que hacer con los alimentos que se deterioren en tu nevera o despensa, puedes disponer de los desechos reservando un espacio en casa para hacer tu propio compost, para mantener fértiles tus plantas.