Tecnologías verdes

Actualmente se habla mucho de la producción industrial más verde, como si eso fuese posible. No digo que algunas empresas no hagan un gran esfuerzo para no contaminar tanto como antes, pero siempre hay  un impacto ambiental.

Por lo general, los planes de bioremedación son los que buscan que la producción industrial vaya  generando el menos impacto posible y es de allí donde nace la tecnología verde.

La tecnología verde, como tal, busca que el proceso sea tan eficiente, que los desperdicios sean mínimos; al ser tan pocos los desperdicios, lo que se  logra es que la tasa de tratamiento de contaminantes sea menor y por tanto más manejable.

Imaginemos el proceso de fundido de metales para aplicaciones como cerrajería, esos procesos son altamente contaminantes pues los metales pesados son grandes asesinos de la vida humana. En el caso de este tipo de fabricaciones, las mejoras son necesarias y posibles.

Por ejemplo, hemos consultados con cerrajeros 24 horas que están involucrados en acciones en pro del ambiente y nos comentaron que muchas veces, los escapes de gases son terminados con una especie de depuradores; en el momento que se emiten gases, no solo se bajan de temperatura, sino que se  pueden eliminar trazas de metales pesados.

Los mismos cerrajero “cerrajerosripollet.org.es” y lo fabricantes de cerraduras nos han dicho que, los proceso aguas abajo, es decir, luego de usar el metal, se tratan de optimizar al máximo. Por ejemplo, si se usa agua para enfriar el metal hasta cierta temperatura y esa agua queda contaminada, se trata de reciclar hasta que ya no se pueda más; luego pasa por un proceso de decantado y filtrado para eliminar todas las trazas de metales pesado que puedan existir.

Todo esto parece sencillo, pero la verdad no lo es, no se trata de que las industriales no quieran ser más verdes, sino que eso afecta a la productividad.

Por ejemplo, usar agua con restos minerales puede taponar las tuberías y eso significa que los mantenimientos deben ser más frecuentes, como consecuencia vemos que los costos de producción se incrementan.

Por ejemplo, el tratamiento final de aguas con trazas de metales es un procedimiento difícil, que consume mucha energía y dinero y que antes no se hacía, el hecho de que se implemente, también hace que todo sea mucho más caro.

Es complicado mantener la tecnología tan verde como queremos, pero es un desafío que se hace cada vez más necesario de afrontar.

Sobre todo en la industria del pale, que es donde más se contamina, se debe usar mucha creatividad para optimizar el proceso sin que eso afecte el producto final.