La protección del planeta comienza contigo

Nuestro Planeta Tierra es nuestro hogar, y así como protegemos nuestro hogar, lo cuidamos, lo mantenemos limpio, le hacemos el debido mantenimiento para que siempre esté en buenas condiciones y sea un recinto de descanso y gozo tanto para nosotros como nuestra familia, de la misma manera deberíamos hacer con el planeta.

Lamentablemente, aún en estos tiempos en donde la globalización ha demostrado la importancia de que todos nos involucremos, muchos consideran que son los gobernantes los encargados de cuidar el medioambiente, y son los que deben hacer tratados internacionales para proteger especies, áreas protegidas.

Es cierto que los gobiernos e instituciones internacionales son los encargados de crear leyes y tratados para proteger el medioambiente y regular el uso de ciertos productos contaminantes, también es cierto que como individuos es mucho lo que podemos hacer.

Pero todos podemos hacer nuestra parte, cada día hay más opciones de qué productos utilizar para cuidar la huella que dejamos en el planeta, por ejemplo, los cerrajeros, están haciendo su parte, ahora instalando productos más eficientes, reparando en lugar de instalar más cerraduras que luego terminen en botaderos, y hasta reusando viejas partes y llaves para crear arte.

Si cada uno, hace su parte, es mucho lo que lograremos para proteger y regenerar nuestro planeta que tanto lo necesita.

Diez cosas simples que puede hacer para ayudar a proteger la Tierra

  • Reduce, reusa y recicla. Reduce lo que tiras. Sigue las tres «R» para conservar los recursos naturales y el espacio de los vertederos.
  • Voluntariado. Ofrécete como voluntario para las limpiezas en tu comunidad. Puedes también participar en labores de limpieza y protección de orillas de ríos, y playas, y en caso de que vivas en una comunidad con lagos y lagunas cercas, y playas, también te puedes dedicar a las actividades de protección de sus aguas.
  • Educación. Cuando amplías tu propia educación, puedes ayudar a otros a comprender la importancia y el valor de nuestros recursos naturales.
  • Conservar el agua, esta es una de las formas más sencillas de proteger al planeta. Algunas cosas que podemos hacer es cerrar el grifo mientras no lo usamos, arreglar cualquier fuga que tengamos, recolectar agua de lluvia para regar, acortar el tiempo que usamos para ducharnos.  Seamos creativos al reducir nuestro consumo.
  • Elije lo sustentable. Aprende a tomar decisiones inteligentes sobre lo que compras y la comida que consumes
  • Compre sabiamente. Compre menos plástico y traiga una bolsa de compras reutilizable.  La mayor parte del daño a nuestro medio ambiente proviene del consumo: lo que consumimos, cuánto consumimos y con qué frecuencia.  Cambia a artículos reutilizables, vasos, botellas, platos y recipientes y demás utensilios. Generaremos menos basura y desechos.  También es importante evitar comprar productos químicos tóxicos para el hogar, especialmente los de limpieza, ya que terminarán en nuestras vías fluviales.
  • Utilice bombillas de luz de larga duración. Las bombillas de bajo consumo reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. ¡También apague el interruptor de la luz cuando salga de la habitación!
  • Planta un árbol. Los árboles proporcionan alimento y oxígeno. Ayudan a ahorrar energía, limpiar el aire y ayudar a combatir el cambio climático.

Lo positivo de ser un consumidor es que tenemos el poder de elegir dónde gastar nuestros dólares ganados con tanto esfuerzo. Piense en tu dinero como tu voz y tu voto por un planeta más limpio y gástalo sabiamente para dejar una menor huella de carbono.