¿De qué formas podemos contribuir en evitar la extinción de la fauna marina?

Conocido como el planeta azul, la Tierra tiene en su haber más del 70 de su superficie cubierta por agua, de manera que la fauna acuática que se encuentra en su inferior es riquísima. La escafandra no nos permite ver todas las especies presentes en el espacio que dedicamos para bucear.

Cada variedad cuenta con una belleza y características singulares, incluyendo a las especies que se encuentran en el verdadero fondo marino (sí, son hermosas aunque algunos piensen lo contrario).

Ahora bien, quienes no tienen la oportunidad de aventurarse a bucear, al menos tienen la posibilidad de visitar el zoológico y ver una muestra de lo que contienen las aguas terrestres; pero ¿qué pasaría si algunos de estos elementos de la fauna dejasen de existir?

Las amenazas a las que están expuestas las especies marinas no son pocas, entre las que se encuentra la acción del hombre y el cambio climático, y por ello en las últimas décadas la extinción de especies se ha hecho palpable.

Si lo que queremos es disfrutar por más tiempo de la presencia de estos bellos ejemplares, debemos tomar las acciones correspondientes, que si bien su efecto no se verá de forma inmediata, al menos se crea una luz de esperanza para que la fauna marina se preserve por más tiempo.

  1. Hacer las investigaciones de rigor y practicar la conservación

El primer paso para proteger a las especies marinas de la extinción, es que investigues sobre los animales involucrados. Actualmente existen numerosos recursos, bien sea internet o bibliotecas que manejan esta información.

Por supuesto, que después de investigar a las especies que se encuentran amenazadas lo mejor será apelar a la práctica. Los lugares que promueven la conservación de las especies son numerosos, como el caso de las Islas Galápagos.

Ofrecerse como voluntario en este parque nacional quizás sea una opción para adquirir conciencia, ya que recibirás la capacitación necesaria para evitar que la vida de ciertas especies se apague. Las Islas Galápagos es uno de los lugares que frecuentemente promociona el ecoturismo.

  1. Persigue un nuevo estilo de vida sustentable

Los seres humanos somos los principales responsables de la desaparición de las especies acuáticas, ya que hacemos un uso inconsciente de los recursos que ponemos en contacto con el ecosistema acuático.

Por ejemplo, la quema de combustibles fósiles o la quema y tala de los árboles hace posible que las temperaturas en el planeta se incrementen, propiciando el calentamiento climático del que tanto nos quejamos.

Haz pequeños cambios en tu vida como ajustar el termostato, reciclar y hacer composta. Instala sistemas de energía renovable, usa la bicicleta como medio de transporte, y realiza una disposición responsable de los desechos, recuerda que tú eres el principal factor de cambio.

  1. Vote por representantes que se preocupen por el bienestar ambiental

Los problemas ambientales se canalizan eligiendo los representantes gubernamentales que tengan la disposición de trabajar por el bienestar del medio ambiente, específicamente para el ecosistema marino.

El mejor gobernador, alcalde, senador o representante quizás no sea el que solo se preocupa por la seguridad de un entorno, sino también el que facilita que la calidad de los seres humanos se incremente a causa de un ambiente marino en buenas condiciones.